Chile es considerado como uno de los 35 puntos críticos para la biodiversidad del mundo.

El 43,6 % de la vegetación nativa de Chile estaría en «alto riesgo» de desaparecer entre 2061 y 2080 en caso de mantenerse la emisión de gases de efecto invernadero en las tasas actuales, reveló este miércoles (27.10.2021) un estudio realizado por la estatal Universidad de Chile.

La investigación, que también fue publicada en la revista especializada Science of the Total Environment, indica que las zonas más expuestas se encuentran en las cordilleras de Los Andes y de la Costa, al centro-sur del país.

Especies como robles, coihues, raulies y hualos, entre otros «Nothofagus» que comprenden más del 50 % de la superficie de bosque nativo chileno, presentan más de un 40 % de riesgo climático. Asimismo, se vería afectado el altiplano (norte), con un 80 % de la vegetación de la estepa y más del 90 % de los salares en alto riesgo, y especies de gran longevidad del sur.

«Los bosques de pewenes (Araucaria araucana) y alerces (Fitzroya cupressoides) ya se encuentran amenazados de extinción. De acuerdo a nuestro estudio, ambas especies presentan un riesgo climático por sobre el 95 % a futuro», señaló el investigador jefe y académico de la Universidad de Chile, Andrés Muñoz-Sáez.

Se busca generar mejores políticas públicas

El objetivo del estudio, agregó el experto, es ayudar a generar políticas públicas que permitan «gestionar la resiliencia de los tipos de vegetación y facilitar la restauración ecológica».

Si bien las zonas de alto riesgo aumentarán a medida que suba la temperatura del planeta, el documento también arroja algo de luz y explica que otras partes operarán como «refugios climáticos», especialmente en los fiordos de Magallanes y Tierra del Fuego.

El pasado 9 de agosto, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), el órgano de las Naciones Unidas para entender el impacto de los seres humanos en el calentamiento global, publicó su sexto informe que predice un aumento de las temperaturas en 1,5 grados centígrados en las próximas dos décadas.

Ya van 13 años de sequía

Chile, un país de 4.000 kilómetros de longitud con climas y orografías muy diversas (desierto en el norte y vastos bosques y glaciares en el sur), está considerado como uno de los 35 puntos críticos de biodiversidad del mundo, con un 50 % de sus especies vegetales endémicas.

El país sufre desde hace 13 años la peor sequía de su historia debido al cambio climático y media docena de sus regiones están bajo la emergencia climática agrícola por la falta de agua

JU (efe, 24horas.cl, agronomia.uchile.cl, sciencedirect.com)

Los muchos tipos de vegetación gondwánica que se encuentran en las extensas latitudes y gradientes de elevación del cono sur de América del Sur contribuyen a la clasificación de los puntos críticos de biodiversidad mundial de Chile. La pérdida de especies en los puntos críticos de biodiversidad mundial es una preocupación constante del cambio climático y los administradores de tierras necesitan mapas de riesgo climático espacialmente explícitos para adaptar las estrategias de conservación al cambio climático en estas áreas. Modelamos el riesgo climático futuro para la vegetación terrestre de Chile utilizando un mapa de vegetación de alta resolución y probamos la relación con el riesgo climático para el rango latitudinal y de elevación de cada tipo. Encontramos que el 43,6% de toda la vegetación tiene un alto riesgo climático en los Modelos de Circulación Global (GCM) en un escenario de altas emisiones (RCP8.5). Todos los tipos de bosques del país, incluidos el Haya del Sur (Nothofagus sp.), Alerce (Fitzroya cupressoides), Araucaria (Araucaria araucana) y Sclerophyllous, así como la Selva Valdiviana, Estepas Altiplánicas y Salares, enfrentan altos niveles de riesgo climático. . Las pruebas de tendencias de riesgo a través de la altitud y la latitud mostraron que la exposición para todos los tipos aumentó con la elevación según el MIROC5 GCM y disminuyó con la latitud según el Had2GEM-ES GCM. Nuestros resultados sugieren que los tipos de vegetación con rangos latitudinales más pequeños generalmente tienen niveles más altos de riesgo climático, pero el rango de elevación de un tipo no se correlaciona significativamente con el riesgo de exposición. Identificamos áreas climáticamente estables que podrían actuar como refugios de vegetación en la Patagonia, las montañas de los Andes centrales entre las latitudes 27.5 ° S y 32.5 ° S, y algunas áreas costeras. Las estrategias de conservación en Chile deben incluir la protección de áreas climáticamente estables para salvaguardar la biodiversidad gondwánica actual y la restauración activa del hábitat en áreas climáticamente expuestas para facilitar los cambios de vegetación. 
Science of The Total Environment

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.