El fortín invernal del puma

Las primeras luces del alba dibujan la silueta del cerro Paine Grande a contraluz. El termómetro se resiste a alcanzar los grados positivos mientras, entre las crestas de estas formaciones graníticas, los moradores del Parque Nacional Torres del Paine comienzan su actividad diaria con la calma a la que obliga el invierno en estas latitudes. El viento sisea entre los valles dominados por el puma, cuya presencia no pasa inadvertida en este entorno teñido por la nieve. En la pampa, los disparos pacientes de una cámara indican que la luz se abre paso. Amanece en la Patagonia chilena.

Tras la cámara

Una estancia de 45 días en pleno invierno en el Parque Nacional Torres del Paine sirvió a Francisco Espíldora (Santiago, Chile, 1983) para llevar a cabo su proyecto fotográfico más personal en una reconexión total con sus orígenes. Desde el respeto y la admiración que profesa por estas montañas de su Chile natal, trata de capturar los instantes más íntimos de una región salvaje donde el puma es la columna vertebral de la fauna del lugar.

De su infancia guardó entre sus recuerdos más preciados los paseos entre ríos y montañas en compañía de su abuelo, a quien atribuye la profunda admiración que profesa por la naturaleza. Tras su paso por la universidad sintió la necesidad de expresarse, así que optó por volcar sus pensamientos en la escritura, la música o el dibujo. Nada le llenó. En el momento que cogió la cámara, hace ya más de 9 años, todo cambió: «en realidad, los proyectos fotográficos nacen de las entrañas, hay gente que en toda su vida nunca hace un proyecto fotográfico y es igual de válida, pero yo no me sentía conforme» explica a National Geographic a través de una llamada telefónica.

Durante un mes y medio materializó en 6.000 imágenes el trabajo de más de 3 años de preparación, huyó de la ansiedad por conseguir la imagen perfecta en pocos días y cargó la mochila de amistades y experiencias junto a su cámara. La dureza del invierno hizo el resto, mostrando la vulnerabilidad de un cazador imponente como el puma en sus escenas más cotidianas y salvajes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.